sábado, 30 de noviembre de 2013

PASARSE AL LADO OSCURO



27 de Noviembre, hoy es el día en que Lourdes Ruiz se pasa al lado oscuro. Así empieza el pequeño relato que mi amiga Lourdes me remite días después de adquirir su nuevo móvil. Hasta ahora ha permanecido ajena al boom de los smartphones, un poco por motivos económicos otro poco por principios. Le he propuesto muchas veces plasmar "sus rarezas" en el blog con una entrevista en la que contara cómo era vivir en una comunidad profundamente marcada por el uso de las nuevas tecnologías sin disponer de acceso a ellas. Lourdes no es una cavernícola, tiene ordenador y facebook y esas cosas, pero se ha resistido varios años a hacerse con un smartphone. Su visión del cambio social producido por las nuevas tecnologías en los últimos años y su consiguiente aislamiento de los que carecen del acceso a ellas es quizá más realista y objetiva que la de los que nos pasamos "al lado oscuro hace tiempo". Hace unos días, ante el anuncio de que iba a comprarse por fin un smartphone, le pedí que contestara a algunas preguntas para no perderme su valiosa opinión antes de que whatsapp la succionara. He decidido mantener el texto tal cual lo mandó, me parece perfecto, aquí el resultado:

1. Por qué has tardado tanto en tener smartphone? 2.Te has sentido excluída en algún momento por ello? algún ejemplo 3. Cuenta un poco cómo te manejas con el nuevo móvil 4. Te has descargado alguna aplicación? cuál? 5. Qué es lo que más usabas en tu anterior teléfono 6. Qué es lo que más usas en este 7. Qué ventajas tiene tu móvil nuevo 8. Qué ventajas tenía tu mv antiguo

Ha llegado el momento de dejar aparcado mi antiguo móvil y hacerme con un smartphone.
¿Por qué ahora? ¿Por qué después de tanto tiempo? El principal motivo ha sido el económico (como casi todo en esta vida, por desgracia). Me salía más caro (8€ aprox) permanecer con mi antigua tarifa que cambiarme a una de las actuales, lo que conllevaba tener tarifa de datos. Y si, pensé cambiarme de tarifa pero no de móvil, así conseguiría mi objetivo: reducir el gasto mensual y seguir sin tener internet en el móvil; pero ya me pareció demasiada “cabezonería” por mi parte y la influencia de mis amigas para que evolucionara a la nueva era telefónica también hizo su función.

Cuando antes hablaba de “cabezonería”, en realidad no se trata de eso, si no de lo que ahora voy a contar.
Nos estamos creando la necesidad del “aquí y ahora”. Todo, absolutamente todo sentimos la necesidad de tener que resolverlo en el momento: subir la foto de la cena con los amigos, de mi nuevo coche o de las lujosas vacaciones que he disfrutado… no poder esperar para contarle a un amigo lo que me acaba de suceder… consultar el significado de una palabra, ver qué director hizo tal película o qué filósofo popularizó X frase… todo esto, serían cosas positivas si nos ocurrieran cuando estamos solos, pero no cuando es el tema de conversación en una reunión de amigos, familia, etc… porque hacemos que el diálogo se termine, que se rompa el debate.

He renunciado siempre a los Smartphone y los he criticado, porque creo que potencia  una sociedad individualizada (términos, en principio contrarios). Sonará como una idea muy exagerada y extrema (y puede que lo sea) pero tengo mis argumentos. Que nos hace más esclavos de las tecnologías y que nos “distrae” de disfrutar realmente las cosas. Ya no se habla con gente desconocida. ¿Qué ha sido de esas “conversaciones” en el  ascensor, en la fila de una exposición, en la peluquería…? ¿Preguntar por cómo se llega a una calle o un sitio? ¡Cosas de dinosaurios!

Hará como un año, estaba por el barrio de Malasaña y tenía que llegar a un sitio del que sabía el nombre y el número de la calle, pero no la encontraba. Tuve la osadía (parece ser =P ) de preguntarle a un chico y lo primero que me dijo (con un tono no muy amable) fue: “¿es que no tienes teléfono? ¿Porqué no la miras en el GPS?” Me quedé a cuadros, ni se me había pasado por la cabeza que esa fuera una posible respuesta!!! (Luego, muy amable, sacó su móvil, buscó la dirección y me explicó cómo llegar)

Pero a este tipo de cosas es a lo que me refiero. Ya no tenemos la necesidad de interactuar con la gente. ¡Vamos a perder nuestra esencia!

Una vez dicho esto, tengo que reconocer que soy (un poco) anti-tecnologías. Reconozco su utilidad pero no me gustan demasiado. El móvil lo utilizaba para llamar y mandar mensajes, en definitiva, para comunicarme con mi gente lo justo y necesario. Y creo que ahora lo voy a seguir utilizando para lo mismo.
Es mi segundo día con un Smartphone y la única aplicación que me he descargado es el “wassap” para poder seguir viva.
Es cierto que tiene muchiiiisimos iconos, pero que no se para que sirve ninguno de ellos. Y creo que seguiré sin saberlo. Este fin de semana intentaré conocer un poco más a mi nuevo juguete y ver si nos hacemos un poco más amigos.
He de reconocer que ayer viví una “experiencia religiosa” (como diría… ¿Enrique Iglesias?) desde que llegué a la tienda hasta que mis amigas empezaron a enterarse de que tenía nuevo móvil. (Aquí puedes mirar toda la conversación que se generó en el face a partir de mi estado)
Me sentí como un niño pequeño con su juguete nuevo que no sabe por dónde empezar a descubrir; y, como un abuelo que no sabe ni cómo descolgar cuando le llaman.


sábado, 16 de noviembre de 2013

LA HISTORIA DE CÓMO FACEBOOK MATÓ TU EGO



Érase una vez un tiempo sin redes sociales en el que te sentías alguien especial, diferente. Y molaba. Tu familia pensaba que eras un niño singular y tu, al no contrastar opiniones, creciste pensando en que realmente lo eras. Pintabas, hacías magdalenas, eras un as de las manualidades y te implicabas en proyectos solidarios del barrio. ¡Qué maravilla! eras diferente, sin duda el tipo más guay de la zona porque en tu círculo cercano nadie hacía lo mismo, hasta que Facebook nació y tu amigos empezaron a postear su nueva acuarela, la cena exquisita que cocinaron o el niño negro acogido durante las vacaciones.Y descubres que...qué demonios...¡todos somos exactamente iguales! clónicos, idénticos.*

A todos gusta tener hobbies, disfrutar de la familia, del campo, de los amigos. Y es genial, pero el efecto "bofetada a tu ego" de facebook es una de las nuevas patologías asociadas a redes sociales registrada en los últimos años. Facebook cuenta ya con una amplia lista de trastornos psicológicos propios, toda una hazaña.

Y qué te voy a contar, te juro que pensé que a mis compañeros de clase los colgaban de un armario en su casa los viernes y los mandaban de nuevo al cole el lunes. No sabía, ni me paraba a pensar lo que hacían en sus casas, hasta casi bachillerato no nos contábamos nuestros planes del fin de semana, así que imagino que mis compis de clase también pensarían que a mi me colgaban de un armario los viernes y no hacía nada más en todo el fin de semana y en realidad era una niña muy molona que no paraba de hacer cabañas y montar a caballo.

El saber que la gente tiene vida, ilusiones, esperanzas, aficiones...exactamente iguales, me hizo pensar en la insignificancia de cada ser humano y sin embargo en la necesidad de sentirse diferente. Parte del éxito de Facebook se basa en esa necesidad, en hacer ver a nuestros conocidos lo implicados que estamos con la recuperación del hábitat del mono-chinchilla de Tegucigalpa o lo bien que se te da el whashitape. Y es cuando empieza así una pequeña guerra de egos patrocinada por tu mejor amigo, Facebook.

Enhorabuena si eres de los que sudan de estar en facebook y engancharse a estas estupideces. Te advierto aún así que tus amigos piensan que si no estás en facebook no tienes vida. En serio, lo piensan. Así que empieza a hacer encaje de bolillos, skate o algo y cuélgalo en redes sociales, empezarás a ser un tipo mucho mucho más guay.**

Luego está la idea de la multiplicidad de personalidades en redes sociales, de proyectar una imagen ideal de ti mismo...pero eso en otra entrada.


* He vivido toda mi vida en mitad del campo y hacía las mejores manualidades del planeta, entended mi desgracia al enterarme de que no soy el centro del universo.

** No, en serio, si estás fuera de redes sociales, mantente ahi o haz un uso meramente utilitario de las mismas (mantener contacto básico) serás más feliz.


miércoles, 16 de octubre de 2013

TU PRIMER AMOR, AHORA PATROCINADO POR TWITTER


Ahora que tengo una hermana de 16 años no paro de recordar (con terror) mis 16 que aunque a mi padre se le hayan olvidado fueron exactamente igual de estúpidos. Y es que qué necesidad de encontrarte a ti mismo, al adulto que se supone que debes empezar a ser y en realidad nunca terminas de ser,  las largas tardes encerrado en tu habitación o las incontables ocasiones en las que metes la pata ante los públicos más diversos (tus amigos, tus profesores, un grupo de chicos que conocisteis en el centro comercial...). En fin, edad MUY dura aunque muy divertida también, yo no me he vuelto a reir como con mis amigas del cole en 3º y 4º de la ESO.

El caso es que mi hermana adolescente y los idénticos miedos y angustias que me asaltaron a mi también a su edad me parecen un tema genial para una entrada de blog desde el punto de vista de la comunicación social media. La instantaneidad de un pensamiento, las conversaciones transmedia son una constante en nuestro día a día, este evidente cambio en la manera de relacionarse se me hace especialmente interesante cuando mi hermana me cuenta los yo-le-dije-y-él-me-dijo y me asombra ver cómo ese comportamiento de clásico teenager se modifica de manera pavorosa cuando los tentáculos de las redes sociales se ponen de por medio. Una metedura de pata o los primeros torpes ligoteos que antes solían no trascender más allá del curso escolar, ahora se quedan grabados en la biblia twitter para consulta y referencia de futuras amistades o próximas novias de tu ex. De hecho la consulta oculta de los perfiles ajenos, por puro cotilleo, es la principal actividad de los adolescentes en twitter. La imagen digital personal se vuelve un arma arrojadiza o un pasaporte de tu vida social. Se trata de un fenómeno global que los que son ahora adolescentes viven en primicia y no hay consejos posibles ni tradición a la que referirse de manera que se ven sin tutela ante la inmensidad de internet lo que genera una sensación de vida paralela que aisla, todavía más si cabe, al adolescente en un mundo online irreal. Y las tardes que antes pasabas solo en tu habitación escuchando música o leyendo ahora se pasan cotilleando lo que otros han dicho en twitter, cotorreando después por whatsapp con tu amiguísima del alma esos nuevos descubrimientos y publicando mientras tu familia ve una peli y tu en una esquina enganchada al  móvil que te lo estás pasando chachi "en casita de tranquis viendo peli en familia, qué súper plan!"

Los comportamientos online no están ensayados, sino que se van improvisando con su consecuente número de meteduras de pata ahora a la vista de un gran número de telespectadores anónimos. No sé bien cómo serán estos jóvenes con 25 o 40 años, pero estoy segura de que esta manera de relacionarse, de vivir un primer amor, marcará de alguna manera su carácter. Sociológicamente, antropológimanete serán una generación singular y...no sé...me llama la atención...

No digo que este comportamiento sea bueno o malo, no pienso siquiera que los adolescentes de antes fueran mejores, no levanto juicio alguno sobre esto...pero me fascinan (aunque no sepa plasmarlo bien en esta entrada del blog) estas nuevas relaciones y formas de establecer vínculos que ofrecen las redes sociales y el uso que de ellas hacen los adolescentes.

No sé bien a dónde quiero llegar con esto, en realidad es solo una vaga reflexión en voz alta, pero me fascinó ver cómo el primer amor adolescente de mi hermana se desarrollaba casi por completo online con una serie de símbolos y detalles propios de la red de moda (twitter) que incluso a los expertos más molones en redes sociales se les escapan.

viernes, 13 de septiembre de 2013

¿DÓNDE HAY WIFIIIIIII?

Hace ya varios meses del viajecito a Lisboa que nos marcamos mis compis de máster y yo haciéndolo pasar por un viaje de estudios y esta entrada la vengo arrastrando desde entonces. Para empezar, hace dos años que viví en el extranjero y por aquel entonces (NO HACE TANTO) el móvil no era vital a la hora de desenvolverte en una ciudad, si bien es cierto que recurría con frecuencia a google maps para localizar dónde debía ir o buscaba "los diez lugares más molones de Bretaña" en Google cuando me daba por marcarme un viajecito, pero no era tal la dependencia que había del móvil como la que tenemos ahora. Estando acostumbrados a perdernos y encontrarnos rápidamente gracias a la localización gps que nos ubica en segundos y nos traza el camino más rápido a nuestro destino, a avisar de que llegamos tarde (sí, ahora siempre salimos de casa a la hora que hemos quedado, pero no importa...avísamos por whatsapp y listo, sobre esto también tengo que escribir una entrada...), ¿una pizzería cerca?¿ideas de recetas con los ingredientes que tengo ahora mismo en mi cocina? ¿la familia de Gijón, la de Valladolid, la de Madrid y la de Murcia en contacto? ¿audioguías de viaje gratuitas mientras visito una ciudad nueva? ¡Todo esto es posible gracias a internet en el móvil! es un avance enorme que en muy, de pocos años se ha expandido a todas las clases sociales, desde el negro del top manta al tipo del audi pasando por los niños de 6 años y algunas mascotas afortunadas (si...otro día hablamos...).

Pues nos fuimos pa Lisboa tan contentos y confiados, sin guía de viaje, sin mapa en papel de la situación del hotel....en fin, pa qué, si lo miramos en google. Pues no, amigos, al pasar la frontera los datos móviles dijeron goodbye y pasamos 4 días en modo offline forzado recurriendo a métodos tradicionales como preguntar dónde está una calle a algún paseante, no saber dónde demonios está el  teléfono del museo da marioneta  para avisar que íbamos tarde entre otros ejemplos igual de lúcidos. El caso es que internet en el móvil nos ha dado muchas herramientas útiles que nos facilitan el día a día pero también nos ha creado una enooooorme dependencia porque ¿qué pasa si vamos con el móvil....Y NO HAY INTERNET?  Pues ya os lo digo, catástrofe, estrés, sensación de desamparo, desorientación...en fin...nada que provoque la muerte pero si una ligera hiperventilación en algunos que se alivia únicamente cuando se encuentra un punto wifi.

Y en fin....aquí estamos conectándonos todos al primer punto wifi que encontrábamos a cambio de un par de cervezas o algo barato que se pillaban dos y  luego la contraseña wifi corría entre los treinta y tantos que éramos y aquí podéis vernos perdiéndonos las vistas y el día increíble y la agradable conversación de terracita...

Existen aún y con todo casos raros y en seguro peligro de extinción como el de mi amiga Lourdes, colaboradora activa de este blog, que sigue con un móvil ladrillín monísimo y sin 3G y tan contenta y tan apañá...me debe una entrevista, por cierto,  porque no es fácil sobrevivir a la oleada smartphone sin quedarte un poquito aislado y sin embargo ella lo lleva fenomenal, en breves una entrevista en donde nos desvelará sus "secretos" y veremos las ventajas e inconvenientes de este modo de vida que ya tenemos olvidado. Ayayay...generación smartphone...

jueves, 22 de agosto de 2013

SOY UNA INCONSTANTE, MI GENERACIÓN ME ADMIRA

Como con todos los blogs que he abierto, el tiempo hace mella y terminan casi en el abandono o lo que es peor, sustituidos por otro blog sobre un nuevo proyecto que al cabo de los meses sufre el mismo destino. 

No quiero abandonar No sin mi móvil, de hecho en facebook sigue bastante activo, pero lo cierto es que me falta tiempo para escribir, para poner en práctica todos los retos que me había propuesto superar y contar relacionados con la adicción a las nuevas tecnologías y redes sociales. Es cierto que las nuevas tecnologías, la rapidez de uso de internet, la velocidad a la que estamos acostumbrados se deja entreveer también en la sociedad, en nuestro día a día nos vamos haciendo más voraces, más impacientes, menos constantes. No quiero encontrar en esto una escusa para mi inconstancia nata, pero si es verdad que la inmediatez del mundo en el que vivimos nos hace vivir solo en términos de presente/futuro a corto plazo, nos hacemos incapaces de ver más allá.

Escribía hace tiempo en otro de mis queridos y abandonados blogs, El té de las Cinco, sobre un libro muy interesante que había caído en mis manos "Geografía del Tiempo" de Robert Levine, en donde se analiza la percepción del tiempo por distintos grupos sociales en diferentes partes del mundo.Sobre esta filosofía del tiempo, tan diferente para cada uno, encontré el siguiente vídeo en YouTube en donde ilustraban la teoría de clasificar la personalidad de los individuos según su orientación temporal. 


Encontré luego un articulillo, que no he vuelto a encontrar..., en donde hacían porcentajes sobre la orientación temporal de los habitantes de no se qué país europeo categorizándolos en rangos de edad, de educación...y de acceso a nuevas tecnologías!

El caso es que especialmente los jóvenes con acceso ilimitado a estas nuevas tecnologías tendían a reorientar su percepción del tiempo y con ello del Yo hacia un pensamiento de presente a pesar de seguir recibiendo una educación "de futuro". Surgen así los vicios y virtudes de una generación centrada exclusivamente en el hoy, en el me apetece, en el me gusta, en el ahora. Una hedonista generación carpe diem que en un minidocumental que me pasó mi tía les conocen como Millenials. Una generación de vagos caprichosos o de genios, según quién lo mire, pero en resumen una generación de jóvenes que viven su vida al ritmo vertiginoso de las tendencias en internet, de las nuevas aplicaciones, de la formación en cualquier ámbito a la distancia de un clic (...o dos), de los 500 amigos en facebook. Algunos reniegan de los valores que vamos desaprendiendo, entre ellos la constancia. Yo no me puedo resistir a tratar de mantener algunos, entre ellos la publicación más o menos regular en mis blogs, así que si mis otros cien mil proyectos de millenial me lo permiten...seguiré enfrentandome a los retos que me propuse al inicio de No sin mi móvil. Tened paciencia.



viernes, 2 de agosto de 2013

APPS VERANIEGAS



Aquí una pequeña lista de aplicaciones molonas que aunque puedes utilizarlas a lo largo del año también parece que en verano, o al menos yo, es cuando más tiempo puedes dedicarles.

Por ejemplo, en verano no puede pasar un día que no te escapes a alguna zona sin demasiada contaminación lumínica con mantita y cena de picnic a ver las estrellas. Google Sky Map te descubre nuevas estrellas y constelaciones y si antes has leído un poco de las estrellas que verás esa noche puedes fardar mogollón contando historias.

Otra muy buena es la aplicación antimosquitos que dejando el móvil cerca evita que se acerquen estos jodíos insectos gracias a la emisión de ultrasonidos, impreceptibles para el oído humano, pero que alejan a estos indeseados compañeros de las noches de verano.

Que te vas a la playa y no sabes dónde tendrás wifi, don't worry, para los obsesivos del móvil se ha creado Yellwifi una manera de obtener wifi por la cara y de forma legal, los comercios con wifi gratis suben su ubicación al mapa a cambio de publicidad y puedes descubrir qué locales con wifi se encuentran a tu alrededor.

Si lo que quieres es aprovechar el verano para ponerte un poco cachas pues encontrarás cien mil apps, a mi me ha molado NTC (Nike trainig club) que la llevo utilizando unos meses para vencer perezas mañaneras.

Me gustaría saber si existe alguna app para saber el estado del mar y si hay o no medusas...pero todavía no he buscado, si conocéis alguna pasadla!


sábado, 27 de julio de 2013

LA REVOLUCIÓN DE LA TELEFONÍA MÓVIL



Es fácil de olvidar, en una era en la que tu iphone o galaxy lo hacen todo por ti, desde organizar nuestra lista de reproducción de música a guiarnos hasta el MacDonald's más cercano en una ciudad desconocida, esos smtarphone no siempre fueron tan...smart.

En el origen estos smartphones fueron simplemente cellular phones, es decir simples teléfonos portátiles/móviles que se resumían en pesados trozos de plástico extremadamente caros, con antenas extensibles y todo el sex appeal de un brick de leche.

Así que hoy en No sin mi móvil quisiera hacer un minutos de silencio en memoria del cellphone original, el primero en utilizarse, lanzado al mercado el 3 de abril de 1973. El aparato en cuestión era un DynaTAC de 25,4 cm y fue construido por Motorola junto con el inventor Martin Cooper. De hecho el mismo Martin Cooper realizó la primera llamada en el DynaTAC al súperjefe de investigación de Bell Labs (desarrolladores de la súper tecnología del DynaTAC).

Este primer teléfono móvil pesaba alrededor de un kilo y solo podías hablar durante 20 minutos antes de que la batería se agotase. Pero Cooper y su equipo Motorola pasaron los siguientes 10 años tratando de ampliar eta nueva tecnología y en 1983 lanzan el primer teléfono móvil de venta al público el DynaTAC 8000x. El precio de salida fue 3.995 dólares.

Hay muchas entrevistas online con este tipo, que sigue alucinando con los smartphones y el crack que ha supuesto en la industria de las telecomuniaciones. Es cierto que los smartphones vienen ligados a grandes cambios como internet y todo el desarrollo de la sociedad web,  que su uso como "teléfono" se limita a un 10% del uso total o ni eso, sin embargo estos aparatitos de los que tan prescindibles nos hemos vuelto son una maravilla técnica de alucine fruto de muchísimas investigaciones y de años de estudio. Desde aquí, queriamos recordar estos inicios prehistóricos de la tecnología tan potente a la que ahora estamos tan habituados.